Pasodoble de David Carapapa
Pasodoble de David Carapapa

Carnaval de Cádiz

Así se monta una comparsa en tiempos de pandemia, por David Carapapa

El comparsista ha creado una comparsa durante la pandemia: "Tenía ganas de decir cosas y la gente no se podía quedar sin coplas"

“Esta letra es un clamor popular; hay que agradecer la labor de los verdaderos héroes de la pandemia”

La copla de Carnaval que ha conquistado a médicos y enfermeros de toda España

¿Cuál es la chirigota perfecta del Carnaval de Cádiz? Vota

¿Cuál es la comparsa perfecta del Carnaval de Cádiz? Vota

Por  7:00 h.

David Márquez Mateo es tan clásico como innovador. Bebe de las fuentes antiguas y se aprecia perfectamente en el sabor de sus composiciones. Cuanto más se ha alejado de ellas, más perdido se ha sentido. Y a la vez, es pionero en iniciativas carnavaleras más allá del Concurso, la calle y febrero. Ha apostado por la comercialización de su comparsa, por grupos mediáticos, por experimentos fuera del Falla (junto a Juan Carlos Aragón) y ahora ha montado la primera comparsa telemática que ha nacido a distancia y en las redes sociales.

 

‘Carretera y manta’ es la comparsa virtual de David Carapapa. “Con la idea en camino, nos llegó la noticia de que no habría Concurso. Pero yo no quería parar”. Márquez Mateo lo escribió perfectamente en su pasodoble de ‘La azotea’, y que “las musas son atrevidas y tan revoltosas” que le animan a proseguir con su creación. Así que azuzó a sus componentes, gran parte de ‘La canción de la Laguna’, y arrancó con su proyecto para enseñar “las costuras” de su comparsa a los aficionados que agradecen seguir “desde dentro” cómo se levanta una agrupación.

 

David compuso el pasodoble que enseñó tanto al grupo como al resto de usuarios de las redes y su canal de Youtube. “‘¿Qué hago ahora con las coplas que le guardaba a mi Tacita”, a tenor, con la guitarra y desde casa. “A partir de esa melodía sacamos la segunda, luego metemos el resto de voces más la instrumentación. Es algo muy básico, explicado con un lenguaje sencillo para el que no sabe”.

 

La afición ha tenido tiempo para saborearlo, además de ser un pasodoble delicioso. Ávidos de consumir algo fresco y nuevo en estos tiempos de pandemia, muchos carnavaleros se grabaron cantando esta copla. Comenzaba a tomar forma esta comparsa que tenía tipo, montaje y atrezzo, obra de Keko Trinidad, un maestro en este apartado y que se unía también como componente.

 

Posteriormente, presentó una cuarteta del popurrí (‘Yo tengo un jardín) y en las últimas horas un pasodoble a los “héroes de la pandemia”, los profesionales sanitarios, médicos y enfermeros. “Queremos mantener la sorpresa para el estreno”. Y es que este proyecto verá la luz el próximo 30 de abril en el teatro principal de Alcalá de Guadaira, en Sevilla. “Voy adelantado para lo que suele ser en mí. Tenemos presentación, cuatro pasodobles, un par de cuartetas de popurrí y seis cuplés”.

 

David comenta que ya lleva seis años “en los que trabajamos de esta forma, debido a que yo vivo fuera. No obstante, aprovechaba al menos dos días a la semana para ir por Cádiz para ir dándole forma al grupo”. Cree que para cuajar “le haría falta un mínimo de 15 días, para ponerla a punto. De esta manera nos aprendemos el repertorio en casa, pero son demasiadas piezas que se deben ajustar en persona. Clavarlo es lo más complicado. Se echa muchísimo de menos el local de ensayo porque allí fluyen muchas cosas, intercambios de opiniones, que enriquecen al grupo”. La unión hace la fuerza y multiplica las posibilidades. Y en cada domicilio cuesta concentrarse y encontrar la tranquilidad necesaria.

 

Esta es una nueva senda por explorar. “Puede ser que busque algo más allá que el Concurso. En aquel momento nos fuimos por una razón y ahora es por otra. No podía reprimir las ganas de hacer una comparsa, especialmente por el aficionado. No hemos querido dejar a la gente sin coplas y yo tengo ganas de decir muchas cosas“, sonríe David Márquez Mateo. “Este año han ocurrido y están pasando situaciones que te escriben el repertorio por sí solas. Pero el Carnaval no olvida y se guarda esta bala en la recámara, para cuando podamos decirlo”.

 

Confía en que se vayan uniendo compañeros a medida que avancen los días y se aclare el panorama. “Espero que se vayan animando. Quizás no con una agrupación entera, pero sí añadiendo coplas nuevas”, en un futuro certamen que no tiene fecha pero sí alma. “Intentamos la celebración de las galas y no pudo ser. Pero si se retoma el Carnaval, ya sea en julio o agosto y podemos ir, pues será un sueño para nosotros. Ya intentamos presentar esta comparsa en Cádiz, pero era imposible por la amplia programación cultural del Falla en esas fechas, que además se le unen todas las cancelaciones. Me hubiera encantado estrenar en mi tierra”.

 

 

Para el debut en Alcalá “ya tenemos las entradas prácticamente vendidas. Espero que se pueda presentar en esas fechas, y si no habrá que moverlo porque manda la salud”, entiende Carapapa, quien se embarcó en esta aventura “en la que no tenía claro el destino”, pero quería pasear de la mano de los aficionados. “Esto sirve de bálsamo y desconexión. El camino está mereciendo la pena”.