CARNAVAL DE CÁDIZ

El Sheriff estalla contra el aficionado radical del Falla

El autor se siente aún dolido por cómo vivió las pasadas semifinales

Por  19:32 h.

Chirigota Los quitapupas.

Pocos autores hay más elegantes en el Carnaval de Cádiz que Juan Manuel Braza Benítez, el Sheriff. El grupo, pese a no ser uno de los que suele estar en la terna para hacerse con el primer premio de la modalidad de chirigotas en el COAC, siempre es de los más esperados y queridos por los aficionados al concurso por la simpatía que derrocha tanto el autor como su inseparable Lulu.

 

Sin embargo, el autor ha confesado que el año pasado vivió uno de los momentos más amargos de su carrera. Lo ha hecho en una entrevista para el espacio SERxCuatro, de Radio Cádiz, en el que ha recordado un incidente vivido en el paso por semifinales de ‘Los Quitapupa‘.

 

🚨🎥 "El Sheriff" en SERxCuatro📌 Después de 32 años saliendo y disfrutando, ganando y perdiendo, llega el momento de ir y no disfrutar 📌Dejé a mi padre en la UVI para irme a cantar, y encima te encuentras un patio de butacas gritando el bizcocho donde está. ¿Cómo me siento yo?Toda la entrevista aquí👇👇👇http://cadenaser.com/emisora/2018/11/05/radio_cadiz/1541454285_511142.html

Posted by Radio Cádiz Cadena SER on Tuesday, November 6, 2018

El Sheriff ha recordado como «después de 32 años viviendo al Falla, mi casa» tuvo que soportar que en su actuación se gritara «¿Dónde está el Bizcocho?» en referencia ala chirigota ‘No te quemes todavía‘, que se había quedado fuera en Cuartos de Final. Con su proverbial bonhomía, Braza Benítez exculpó por completo tanto al autor como a la agrupación, pero lamentó la actitud de un sector del público «que parece que sólo viene a ver a su agrupación y que al resto le hacen un poquito la cama». «O no sabemos concursar nosotros o ha cambiado mucho el aficionado», se ha lamentado en la entrevista.

 

El autor de chirigotas inolvidables como Caiman o Los Aleluya insiste en que ellos han disfrutado «tanto cuando se gana como cuando se pierde» pero se muestra dolido con lo sucedido, en especial por las duras condiciones en las que acudió a la actuación de semifinales el año pasado. Y es que su padre, que finalmente falleció, se encontraba ingresado en la UVI cuando acudió «con el esfuerzo que eso supone» al Falla «para no disfrutar como otros años, porque ahora sales del teatro mosqueado».

 

«¿Cómo me siento yo después de 32 años saliendo, dejando a mi padre ingresado para cantar un repertorio con todo lo que me ha constado componerlo para encontrarme con esto?», se ha sincerado en los micrófonos de Radio Cádiz.