CARNAVAL DE CÁDIZ

El Sherif: “Pensábamos que este año la chirigota no iba a salir en el Concurso”

El autor señala los nervios del grupo y el poco tiempo de ensayos

Por  12:09 h.

Si hay alguien con una sonrisa amable y que genere buen rollo en el Carnaval de Cádiz ése es el Sherif. Y sin embargo, cuando recuerda los meses antes al COAC de este 2018 se pone serio. “Creíamos que la chirigota no iba a salir, pero el grupo me ha achuchado y aquí estamos”, analizaba el autor de ‘Los quitapupas’.  Braza Benítez desvela en la entrevista de LA VOZ que el grupo empezó “muy tarde a ensayar”, a lo que se unió que tuvieran que cantar “muy pronto”.

 

Las prisas llevaron al grupo del Sherif a renunciar al ensayo general “y eso hace que no podamos testar cómo funciona el repertorio, por lo que íbamos con muchos nervios”. Eso sí,  sabe que música y letra estaban bien metidos, pero aún así estaban nerviosos, porque no sabían “cómo iba a reaccionar la gente”. “La cabra payoya -en referencia al tipo que llevaba el Sherif- ha dado suerte”, bromeaba el veterano chirigotero.

 

¿Y por qué estaban este año más desanimados para salir en el Concurso de coplas del Carnaval de Cádiz? ¿Fue por la mala puntuación del año pasado de Los Kunfundios? Lo cierto es que no. Pese a que el Sherif admite que el año pasado no acabaron contentos, incide en el esfuerzo de sacar una agrupación después de 32 años. “Si a eso le sumas el palo del año pasado, te desanimas más”, detalla.

 

“Todo el mundo se enfada si no pasas, todos queremos quedar bien“, abundaba el chirigotero, que reconocía sin ambages que las aspiraciones de quien acude al COAC es “ganar, porque esto  es un concurso, si te da igual no te presentas”. Eso sí, luego llega, para todos, la lección de humildad cuando “vas escuchando a los demás y ves hasta dónde puedes llegar. Lo bueno es que para un chirigotero  “si el público se ríe ya hace que te vayas con un buen sabor de boca“.

 

En la entrevista para LA VOZ, Braza Benítez hizo alusión a uno de los grandes talismanes de su chirigota, el escudo del Cádiz CF, que les acompaña desde el año 87. Y como van de curanderos, se ofreció, con guasa, a pasarse por la enfermería del Carranza para quitarle las pupas a los chicos de Cervera.