Pregón del Carnaval 2016

«Ser pregonero debe ser un sacramento para los gaditanos dedicados a la vida artística»

El pregonero del Carnaval de Cádiz 2016, Pablo Carbonell, se muestra entusiasmado por su nombramiento

Por  14:31 h.
«Ser pregonero debe ser un sacramento para los gaditanos dedicados a la vida artística»

Al volante, de noche y con un salto que casi le lleva a la cuneta. Así cuenta Pablo Carbonell que recibió la propuesta para ser pregonero del Carnaval de Cádiz 2016 el pasado viernes. La transgresión de las normas siempre ha sido una condición intrínseca a la fiesta gaditana y su flamante pregonero ya hace gala de ello. Eso sí, con una disculpa pública y con el compromiso de no volver a repetir. Más allá de los detalles, Pablo Carbonell siente un gran orgullo por esta elección, que le convertirá en embajador del Carnaval de Cádiz.

¿Qué supone para una persona con su trayectoria convertirse ahora en el pregonero de la fiesta más importante de su tierra?

Supone un enorme orgullo porque llevo toda la vida esperando este reconocimiento. Ahora me doy cuenta que todo lo que he hecho en mi carrera ha sido ganarme el reconocimiento de los gaditanos. De hecho, creo que después del pregón me voy a retirar (risas). Desde luego, creo que es la culminación a toda una carrera dedicada al mundo del arte.

¿Le ha costado aceptar esta responsabilidad?

No lo dudé un segundo. Para cualquier gaditano es un honor y una gran responsabilidad ser el pregonero del Carnaval. De hecho, debe ser un sacramento para todos los gaditanos que nos hemos dedicado a la vida artística. Sin duda, sería un soberbio si dijera que no a este ofrecimiento que me ha hecho el Ayuntamiento de Cádiz. Hay mucha gente con una gran trayectoria y que entiende mucho más que yo de Carnaval, que se lo merecen más que yo, pero no podía decir que no.

¿Hasta qué punto va a poder cumplir con el deseo del alcalde José María González de que sea usted un pregonero presente e involucrado en la fiesta?

Es un deseo compartido, desde luego. Me encantaría estar allí y ser jubilado y vivir en Cádiz. De momento no puedo pero si el alcalde me ha pedido ser embajador del Carnaval de Cádiz pues tendré que mojarme. ¿Me darán entradas para el Concurso del Falla? (pregunta Carbonell). Pues entonces intentaré que el palco no esté vacío ni un solo día de Concurso.

¿Por dónde va a enfocar el pregón un artista tan polifacético como usted que es capaz de cantar, componer, dirigir, actuar o presentar, entre otras cosas?

Pues del pregón no voy a desvelar nada y menos ahora, que no sé lo que voy a hacer. Manuel Tallafé ya se ha ofrecido para ser parte de mi séquito, aunque me tengo que documentar bien sobre este tema de llevar séquito en el pregón. La verdad es que estoy temblando desde que me he dado cuenta de la envergadura de esto. De hecho, empecé a darme cuenta al día siguiente de la elección. Me levanté como si me hubieran dado el Premio Nobel.

¿Al menos nos puede adelantar cuál va a ser su meta?

Voy a hacer un pregón bonito. En eso lo puedo resumir. Ya hice una película de Atún y ahora voy a hacer un pregón bonito para cerrar el círculo (bromea el actor).

¿Le ha ayudado o le ha inspirado el Carnaval de Cádiz en su carrera artística? 

Siempre he llevado el Carnaval en las venas. De hecho, Los Toreros Muertos tiene ina clara intención carnavalesca, es herencia gaditana. Pero claro, no me iba a venir a Madrid para hacer una chirigota, así que hice un conjunto como Los Toreros Muertos. Si no hubiera tenido que emigrar con 14 años, quizás sería un autor de Carnaval.

Se fue de Cádiz con solo 14 años, ¿de dónde le viene su afición a la fiesta?

Pues de mi niñez, del colegio Salesianos, donde han estudiado muchos autores del Carnaval de Cádiz. En esos ambientes se vivía el Carnaval. La verdad es que en mi casa no había una gran afición a pesar de que mi padre era tinerfeño y mi madre gaditana. Sin embargo, yo veía una chirigota y me ponía a llorar, y no porque fuese mala. Me impresionaba la fuerza.

Usted que ve a Cádiz desde la distancia, ¿cree que el Carnaval de Cádiz tiene el reconocimiento que se merece?

Si no lo tiene, yo me voy a encargar de ello. Hoy en día hay mucha gente que aún desconoce la altura literaria y el compromiso con la libertad de expresión que tienen los carnavales de Cádiz. Cómo la gente se levanta contra las injusticias en unos tiempos de cantos solapados por cosas más superficiales. Eso es ésta fiesta.

Es usted el pregonero que menos tiempo va a tener para preparar su pregón…¿le va a dar tiempo?

Me va a dar tiempo. En mi cabeza ya tengo dos o tres párrafos. El otro día le mandé a Ruibal una cosita que he hecho, que lo mismo va en el pregón o no. De hecho, me voy a dar menos tiempo aún. Tengo varios compromisos profesionales y ya te digo que hasta el 12 de enero no empezaré a poner por escrito mis ideas. Si pretendo hacer el pregón ahora mismo, no me va a salir. Me gusta trabajar con presión y el pregón me tiene que salir de corrido.

El alcalde de Cádiz decía que usted representa una forma de vida que es la del Carnaval de Cádiz. ¿Nos puede desvelar cuál es esa forma de vida?

Bueno, tengo días. Pero por lo general soy una persona que intento no aburrirme. De hecho, tengo muy pocos días libres. Soy un enamorado de mi trabajo porque he elegido una profesión que me fascina. He conseguido ser lo que he querido. Y además tengo a Cádiz muy dentro de mí. Soy como las personas que viven al lado del mar pero nunca bajan a bañarse. Siempre estoy allí.