coac 2014

Noche de confirmaciones y sorpresas

El cuarteto ganador del año pasado vuelve a triunfar en un pase, en el que el coro ?Los dictadores? conquista al público

Por  8:47 h.
Noche de confirmaciones y sorpresas

Los dictadores

San Benigno: Ya está aquí el primero de los grandes y efectivamente vienen de dictadores, no había engaño. Pero hay sorpresa con su forma de ordenar. No hace falta mirarlos, sólo escucharlos y ya está claro. Tienen media hora en cada sesión para ser la voz del pueblo y avisan a navegantes, no vienen a cantarle a La Caleta en bajamar. Espectacular la presentación. Un alarde de voces. El primer tango para el tango, como no. Tango de patinillo, de lavaero, clandestino. Tango bonito, chiquito y marinero que casi muere por sacarlo de febrero para cuatro turistas que no gastan nada en Cádiz. El tango vale menos en Muñoz Arenillas. 1.800 euros por un triste carrusel. No gracias. No para ellos. En el segundo tango muestran sus dudas. No saben si dicen lo que se espera de ellos. Este año se hacen un lío, dictadura o democracia. Pero tienen algo claro, que hay que querer a Cádiz aunque el Falla salga mal. Abuchearon a Paco Alba y nadie llora ni al que viene ni al que falta. Esta es la fiesta de Cádiz y no le piensan faltar. Elegancia para decir lo que muchos piensan. En un cuplé el Rey no se entera de nada y en el otro Raphael hace de las suyas mientras graba el anuncio de la Lotería. Muy divertidos en la puesta en escena. Aprovechan un estribillo muy animado para advertir a los gobernantes de que se los llevan al Matadero. Y por fin desvelan el misterio. Ni dictadores ni ná. Son libertadores que se han vestido de militares para colarse en el Falla y ganar la batalla que hay en la ciudad. Cómo cambiaría el panorama con ellos. Magníficos.

El Maligno: Qué palo. Pensaba que iban a ser malos… y no. Si al final cuando tocan la trompeta hubieran sacado una cabra lo habrían bordado, pero ni eso. Lo dicho, un palo, un paloooo.

Los Pepegim

San Benigno: Hiperextramegamotivados vienen los niños. Después de un primero hay que sacar músculo. Sí señor. El de mantenimiento me suena, el mismo arte que en el Cañón. Deportistas en un gimnasio. Empiezan a entrenar y el público a calentar los músculos de la risa. 15 de la cara exactamente hay que ejercitar. Conocen sus fuertes y los explotan. La parodia se hace corta, lo mejor que se puede decir de un cuarteto. Yo me apunto al gimnasio. Vente, vente pal gimnasio, venteeeeee, vente euros al mes. Qué pelotazo dieron el año pasado, lo recuerdan con cariño a pesar de que dijeran que no estaba trabajado. Pues mira cómo se ha quedado el Dobla de hacer la iguana. ¡Vivan las claritas de huevo y las barritas de muesli! El segundo estribillo ya lo corea el Falla. El público está con ellos. En el tema libre llega al gimnasio Paco el capataz. ¡Fondoooo! Hay que ser muy de Cádiz para bordar este personaje. Busca cargadores por derecho. Eah, ya se ha quedado chingao el jorobado. Atención, Paco anuncia que este año el Nazareno sale como Juan Carlos, para la calle. Su programa de la tele favorito es ?Hermano Mayor?. Y su anuncio favorito es el de un niño que pide un palo. Y llega para dar las clases de zumba Carmen la revoltosa. Terminan de liarla, con el público en pie siguiendo su clase. Mucho arte y muy poca vergüenza esta Carmen. Hasta el palco del Ayuntamiento aplaude cuando la concurrencia le dedica un corte de mangas colectivo. Estas son las cosas de Carmen la nerviosa. A estos cuarteteros no les hace falta el gimnasio para mantenerse en la línea. Y acaban para disfrutarlo, para ellos, después de un año entero siendo el primero. No fue casualidad.

El Maligno: ¡Chiste, chiste! Alarma. Escenarios comunes con el cuarteto del año pasado. Personajes muy parecidos. Graciosos sí, pero parecidos. El de mantenimiento como el Veleta, el ciego que este año es jorobado… Por ser malaje, vaya.

El don

San Benigno: Chirigota mixta con mucho apoyo en el público. Primer pasodoble a su hijo Manolín, que está tristón porque su padre está parado. El otro a la libertad y a la Doctrina Parot. Las chicas no tienen malas voces, pero… paso palabra.

El Maligno: Cómo definir este tipo… si alguien puede que me lo mande en un whatsapp o algo. En la carpa desde luego no se van a comer ná. Le dicen al público que tienen el don, ellos también lo deben tener, a ver si antes de que terminen nos dicen cuál es. Alguna no se sabe ni la letra. Le piden a los dioses del Carnaval el don de la comparsa. No hija, no. No te lo han dado.

Dulces tentaciones

San Benigno: Si es usted diabético no lea las siguientes líneas: Especie de seres payasísticos de un imaginario mundo de algodón de azúcar que vienen a endulzarnos la vida. Pasodoble para alabarle el gusto a los ladrones y los trovadores que han roto las cadenas del Concurso. Otro punto de vista. En el segundo le cantan a su hija, que ha sido víctima de una violación. Ellos resultan ser jueces. Consiguen meter ?candy crush? en el estribillo y en un cuplé. Muy fan.

El Maligno: Cada uno a lo suyo, pero vamos, que no había necesidad de sacar al niño que simula estar enfermo, por muy con el tema que vaya. Sobredosis de azúcar. En los pasodobles se lían. Para reiterar, mejor acortar. Eso es una rima, por cierto. No todos los caramelos son dulces.

La familia real

San Benigno: Una familia real, pero real. El niño gadita, una madre coraje, qué coraje, un abuelo que sólo se comunica con pedos y otro hijo, Alberto, el único niño robado que ha sido devuelto. Ah, también la niña y el novio angango. No nos olvidemos del gato, que yo creo que es de la raza Márquez Mateo. En el primer pasodoble le cantan a la provincia de Cádiz, a sus olores y a sus sabores. Cádiz pá beberte, Cádiz pá comerte, tu sabor es especial. El segundo lo dedica un padre a su hija, con estudios que un presidente de la Moncloa nunca ha visto, pero ella coge carretera y manta para buscarse la vida. Ana se nos marcha como se nos marcha toda una generación. Un cuplé para Paqui, qué mujer más limpia. Otro para un tío muy satirón que tienen. Ponen una buena mesa para cantar el popurrí y empiezan a contar sus trapos sucios. Por poco se lían a guantás, pero eso pasa en las mejores familias.

El Maligno: Jaja, que torpes, se han equivocado. Que no chavales, que el premio no es Coplas para la Provincia, sino Coplas para Andalucía. Gran batacazo en los cuplés. Uno con poco acierto y el otro con mucho, pero copiando chistes. Encima ha habido un pequeño mascamiento de letra. Pequeño, pero yo, que busco la paja en el ojo ajeno, me he dado cuenta. Qué maldad chiquillo. En el popurrí siguen en caída libre. Un poco de bajunerío para rematar la reunión familiar.

¡Cogerlo ahí!

San Benigno: Gran tipo. De muñequitos de los que se cogen con un gancho en las ferias, bueno, que se intentan coger. Muy simpática la presentación. Pasodobles con pellizco. El primero para esos niños que no saben jugar porque sus padres no les enseñan. La tele no tiene imanes. Otro para el Concurso y los autores que ya no lo echan de menos. Todo lo que van a ganar se lo deben al teatro que los ha parido. ¿Es que ya no les palpita el corazón caminito del Falla? ¿Es que ya les da igual comprar anacardos y gomitas el día de la Final? Eso mismo, cogerlo ahí. Sorpresa. Ahora los cuplés, con gancho. Juegan con los nombres de autores y personajes variados y las latas de Coca-Cola en las que aparecen sus nombres. En el segundo se acuerdan de la Pantoja. No veas la que tiene en lo alto, y encima esos dos niños. Igualito que Ortega Cano, que hasta en la cárcel está con su niño. Es complicado sacarlos, pero si los quiere el jurado, ellos salen solos. Empiezan con fuerza el popurrí. Los pobres están muertos de hambre ahí dentro de la urna, como se despiste la Peppa Pig se la meten en una telera. Acierto total en la música de las cuartetas, siempre muy en el tipo. Hacen reír. ¿Qué más se le puede pedir a una chirigota? Y encima cuarteta final canijera de vellitos de punta. Cádiz ya les tenía enganchados mucho antes de empezar en esto.

El Maligno: Pensaba yo que me iba a poner fino ahora. Pues alguna pega tengo que poner. Que si no usan el pito (es que no tienen manos), que si meten una sevillana en el popurrí (muchos otros lo hacen), que si no tienen músicas originales (casi ninguna chirigota las lleva), que si… que no.

Los ardentías

San Benigno: Hamburguesas, perritos calientes, pizzas, hasta un costillar. Da ardentía sólo de mirarlos. Ahí dan en el clavo. Tienen más pringue que el rabo un cochino, son más perjudiciales que Rajoy como amigo. Son muy malos, ¿Arbeloa?. No hombre, no tanto. Buen golpe. Aunque no tan bueno como las patadas de Arbeloa. El tipo está currado, a tope de foam. Un pasodoble para reivindicarse. No son los culpables de todos los males, aunque saben que no son muy sanos. El hambre es más dañina y los poderosos no la tachan de su lista de antinutrientes. Hay ya poquito ambiente en el teatro. Pero eso no es culpa suya, es por la hora. Segundo pasodoble para el Carnaval basura que se sirve en el Falla. Colesterol, chistes del twitter. Confían en que nunca deje de oler en el teatro a romero y a hierbabuena. Se van presentando uno a uno. El Ministerio de Sanidad los debería fichar para su nueva campaña para concienciar de la importancia de la dieta mediterránea. Gracias a ellos, hoy a ensalada y agua mineral, de botella.

El Maligno: En doce segundos ya han dicho tres palabrotas. Un almax, por favor. El conjunto de voces no está muy conjuntado. Una cosa es ir con el tipo, pero no todo en la vida se puede comparar con la comida basura. ¿O sí? Ah, pues sí. Vienen del Don Tico caninos. Aclaración: el Don Tico ya no se llama así. Eso he oído… ¿Han cantado los cuplés? Deben haberlo hecho antes del estribillo, que se repite, que se repite, que se repite. Como ir al McDonald?s estando a dieta. Un pá ná.

El cantacuento

San Benigno: La comparsa del Morta cierra la sesión. Regresamos al mundo de la fantasía. Sacan a un mago en la presentación y no es de la Catastrophic Magic Band. Le dedican el primer pasodoble a su hijo. Por su vida se comen los miedos. No entienden como un ángel se lo pudo llevar al cielo. El segundo en contra de la Doctrina Parot. Cuplés picantones. Bonita la tela de la chaqueta del tipo. Me hacía yo una colcha linda.

El Maligno: Comienzo con el convencimiento de que esta es de las mías. Dadme vidilla cantacuentos. El octavillita la lía parda en varias ocasiones. El contralto le va a la zaga. Van cortitos, van cortitos, hay que reconocerlo. Sin anestesia. Vaya pasodobles. A ver los cuplés… Si tienen oportunidad hagan eso, véanlos, lo de escucharlos ya lo dejo a su elección, que hay gente a la que le gustan las emociones fuertes. ¡Charrúuuuaaaa! Ah no, que es el cantacuento en acción tocando el flautín. A estas horas (la una y media de la mañana) deberían prohibir los figurantes de menos de 16 años, home por favó. Sacan a un pequeño Miliki. Por cierto, ¡va por ti Miliki! Se la han jugado, pero se libran porque queda poca gente en el teatro.

Vídeo y fotos de las agrupaciones de anoche aquí

PUNTUACIÓN DEL JURADO DE LA VOZ