Carnaval

La Final de la nueva era del Niño

Martínez Ares vuelve a la Gran Final trece años después

Por  9:07 h.

«Puede ser que perdamos hoy pero puede que ganemos el día 5». Con estas palabras se dirigía Antonio Martínez Ares a su comparsa antes de su estreno en el Falla el pasado 15 de enero. Así lo recordaba ayer uno de los integrantes del grupo, cuando reconocía el espectacular progreso de la comparsa ‘Los cobardes’ en el Concurso. También lo asumía el propio Martínez Ares. «El primer día fue brutal. La gente fue buscando lo que yo había hecho hace trece años y cuando se abrieron las cortinas no vio nada de eso. Vio otra cosa», aseguró el coplero. «Pero yo intuía que eso iba a pasar, por eso se lo advertí a mis componentes. Las expectativas no son buenas», afirmaba un satisfecho Antonio Martínez Ares pocos minutos antes de salir a escena ‘Los cobardes’. Poco después, el público del Teatro ya cantaba el estribillo de Los Piratas mientras el presentador de sala anunciaba a la agrupación más esperada de la noche.

Volvían así las letras del Niño. Volvía su comparsa para quedarse. Al grito de campeones regresaba uno de los autores que más ha ayudado a difundir la fiesta más allá de nuestras fronteras. Con dos letras de pasodobles inéditas y con la afición volcada cerraba Martínez Ares su regreso al Concurso Oficial de Agrupaciones del Carnaval de Cádiz, el de 2016, que seguro que marcará el inicio de una nueva era para el coplero y para la modalidad. Eso sí, Antonio Martínez Ares no es el mismo de entonces, por más que sus letras sigan siendo las de Calle de la Mar, La Milagrosa o La Revolución. «He escuchado poco a las demás porque he estado metido en mi cueva, componiendo, hasta hace solo cinco días, pero sí que he tenido algunas referencias y he visto bien el nivel de la modalidad», aseguró. Eso sí, el coplero sí destacó algunas diferencias con respecto al certamen que conocía antes de su retirada. «En estos trece años el Concurso ha seguido la estela de la evolución y de la involución. Asoman nuevas virtudes pero se mantienen los mismos defectos de entonces. Está claro que hay que sentarse y solucionar muchas cosas», adelantó el autor, que como ya dijo hace meses, está dispuesto a ponerse manos la obra para conseguir un Concurso mejor. No obstante, en estos trece años de ausencia, Martínez Ares ha aprendido algo que tiene grabado en su mente: «Hay vida más allá de los premios».