El cuarteto del Gago en el Carnaval de Cádiz

Lo mismo nos vemos en Elcano que en clases de piano

Por  22:10 h.
Autor Letra Miguel Ángel Moreno Gómez y José Manuel Cossi González
Autor Música José Manuel Cossi González y Miguel Ángel Moreno Gómez
Localidad Cádiz
Agrupación año anterior Lo que el viento se llevó
Fecha próxima actuación 19-01-2018 23:50:00

ACTUACIÓN EN LA FINAL DEL CUARTETO LO MISMO NOS VEMOS EN ELCANO QUE EN CLASES DE PIANO

 

El cuarteto de Gago y los suyos tuvo seguramente su Gran Final más plácida en los últimos años. Acompañó la hora y la extraordinaria antología que hicieron de los mejores golpes de las tres parodias anteriores, con la que consiguieron arrancar continuas carcajadas a un público todavía con las energías a tope.

 

La tanda de cuplés también contó con el favor del respetable. En el primero, el niño quiere ser como Cristiano Ronaldo y le regalan un lego para disuadirlo. Pero el niño se mosquea y lo tira por los aires, porque es clavado a Cristiano: tiene el lego por las nubes. Rebuscado pero efectivo. Se agradecen estos cuplés que huyen de los puntos comunes. En el segundo, les han regalado un perrito y entre todos los tiestos que hay que bajar (la correa, el papel, la botella con fairy, las bolsas) y el frío que está haciendo, casi que es mejor que cague en casa.

 

CARCAJADAS ANTOLÓGICAS

 

“Vamos a meter unas letrillas”, dice Julio Pardo el 6 de Junio. Ellos no quieren ser menos y también quieren meter cuatro popurrís. Pero bueno, tampoco hay que venirse tan arriba. Mejor un refrito con las cuartetas más geniales de los otros tres días. Era difícil seleccionar, pero las que escogieron resultaron. La cuarteta del final de vegano con el venao de la Venta Andrés, la del viaje a Santander, la de pubertad, pubertad,  la sevillana de las papeletas y los polvorones para las excursiones, la del tic, y la del viaje a Disneyworld por la comunión, sumadas a la despedida con la presentación de Entre tus brazos, cerraron una actuación antológica en todos los sentidos. Si alguna vez alguien monta una escuela cuartetera, el vídeo de este pase debería ser de obligado estudio. Porque esto es, ni más ni menos, un CUARTETO DE CÁDIZ.

 

FOTOS: Cuarteto ‘Lo mismo nos vemos en Elcano que en clase de piano’ en la Gran Final del Falla 2018

 

Cuarteto ‘Lo mismo nos vemos en Elcano que en clase de piano’.

ACTUACIÓN EN SEMIFINALES DEL CUARTETO LO MISMO NOS VEMOS EN ELCANO QUE EN CLASES DE PIANO

 

VALORACIÓN: A POR EL UNO 

 

Los cinco padres siguen esperando en la puerta del colegio. Mientras, comentan el próximo partido que jugaran los niños. La parodia empezó fría, como el campo de fútbol del Elcano, que tiene su propio microclima, pero poco a poco, fueron derritiendo al gélido público con chispazos surrealistas y ese humor apegado a la tierra con el que es tan complicado engatusar a gente que se ríe más con los gritos y los tropezones.

 

No rompieron los cuplés, de sonrisa. Destacó el primero, al rey Felipe y lo calladas que están las niñas durante sus discursos y lo que les cuesta a ellos que sus niños se callen mientras graban un simple mensaje de Whatsapp.

 

El tema libre, un nuevo popurrí (y van tres distintos, como Julio Pardo) fue otra vez lo mejor de la actuación. Desde la comparación de la salida de los niños del colegio con los sanfermines hasta el guiño final a Tristán, presente en el patio de butacas, cada cuarteta fue un derroche de ingenio.

 

Como cuarteto, cuarteto, es el más completo del concurso. Como espectáculo de variedades, los hay más efectivos. El premio dependerá de qué valore el jurado.

 

FOTOS: cuarteto ‘Lo mismo nos vemos en Elcano que en clases de piano’ en Semifinales.

 

El cuarteto ‘Lo mismo nos vemos en Elcano que en clases de piano’ en Semifinales.

 

 

ACTUACIÓN EN CUARTOS DEL CUARTETO LO MISMO NOS VEMOS EN ELCANO QUE EN CLASES DE PIANO

 

VALORACIÓN: A SEMIFINALES DEL TIRÓN 

 

Lo que se va a echar de menos a Gago y los suyos cuando les dé por dejar esto. Porque lo que ellos hacen en su modalidad, hoy por hoy, es tan único y genuino como la obra de otros genios incuestionables del carnaval como Selu, Aragón o Martínez Ares. Y precisamente como a las propuestas de este último le pasa un poco a su humor. A veces su ingenio está tan por encima de lo común que la gente tarda en reaccionar a sus golpes. Pero cuando finalmente se captan, dejan un poso mucho mayor que el de otros recursos más inmediatos y fáciles. La parodia volvió a ser modélica: golpes sin descanso repartidos por igual entre todos los componentes, sin protagonismos acaparadores ni histrionismos de ningún tipo, referencias locales, juegos de palabras, surrealismo, todo ello convenientemente hilado en el argumento, sin necesidad de meter chistes con calzador.

 

No descuidaron del todo, a diferencia de otros competidores, la tanda de cuplés. En el primero, humor negro del bueno, incineran al abuelo en Cataluña el día del referéndum y como las urnas estaban prohibidas les tuvieron que dar las cenizas en una bolsa del Mercadona. El segundo, menos ocurrente, a la anécdota del torero Padilla con la bandera franquista, que podría acarrearle una multa que le costaría un ojo de la cara, remate que da la impresión de ya oído.

 

POR EL BUEN CAMINO

 

En el tema libre, que es más bien un popurrí, volvieron a hacer gala de ese humor tan característico, provocando el disfrute general con cuartetas geniales como la de pubertad, pubertad, la sevillana del viaje de fin de curso y la venta de papeletas, la de la comunión o la de Eurodisney. Siguen en la senda correcta para revalidar el primer premio por cuarto año consecutivo.

 

FOTOS: Pase de Cuartos de Lo mismo nos vemos en Elcano que en clases de piano

 

Actuación del cuarteto Lo mismo nos vemos en Cuartos.

ACTUACIÓN EN PRELIMINARES DEL CUARTETO LO MISMO NOS VEMOS EN ELCANO QUE EN CLASES DE PIANO

 

VALORACIÓN: APTÍSIMO 

Cinco padres en la puerta del colegio esperando a los niños. La premisa parece simple, pero les dio pie para desarrollar una parodia muy completa salpicada de fogonazos de ese ingenio tan único que caracteriza al cuarteto que se ha alzado con los tres últimos primeros premios de la modalidad. Un policía de la zona azul muy facha, un hippy vegano, un musulmán medio gadita, un alegre divorciado y un calzonazos mantienen una animada conversación mientras aguardan la salida de sus churumbeles, sin desviarse nunca del tema para meter chistes con calzador ni hacer mayor aspaviento que el que requiere la personalidad de cada personaje.

 

No despuntaron los cuplés, a las iniciativas de la Asociación Reyes Magos con remate previsible para Chiquetete y a Teledeporte.

 

Retomaron la buena senda de la parodia en un tema libre con sus altibajos pero con momentos de verdadero genio, como la cuarteta del final del vegano, que claudica ante un venao en salsa de la venta Andrés, o la explicación del morito de lo que es un trasmallo. Prometen.

 

FOTOS: Lo mismo nos vemos en Elcano, que en clases de piano