'Don taratachín', coro de Julio Pardo y Antonio Rivas. Carnaval de Cádiz 2018
'Don taratachín', coro de Julio Pardo y Antonio Rivas.

Don Taratachín

Por  21:20 h.
Autor Letra Julio Pardo y Antonio Rivas
Autor Música Julio Pardo y Antonio Rivas
Localidad Cádiz
Agrupación año anterior Por Andalucía
Fecha próxima actuación 21-01-2018 20:30:00

ACTUACIÓN EN LA FINAL DEL CORO DON TARATACHÍN

 

No podía faltar en la Gran Final el coro de Julio Pardo y Antonio Rivas con su cándida, carnavalera y homenajeadora propuesta Don Taratachín, ese muso gaditano inspirador de cuanta genialidad existe y ha existido en el carnaval de Cádiz.

 

MÁSTER CLASS DE POLÍTICA

 

Curiosísima la primera letra, en la que Pardo, Rivas o ambos confiesan que, como también les pasó a Federico Jiménez de los Santos o Marhuenda, de jóvenes fueron revolucionarios de izquierdas. Se sienten identificados con sus hijos al ver en sus cuartos el póster del Che Guevara y reviven todas las utopías en las que ellos también creyeron un día. Pero hoy, desengañados, dan a sus hijos un mensaje unívoco: no hay salvadores, todos terminan igual, dan igual las siglas o las ideologías. Quien no es corrupto es porque no le ha dado tiempo. Ni Ciudadanos ni Podemos ni PSOE ni PP. Y ahí llega la apuesta ideológica de los papás para sus hijos: el individualismo apolítico. Porque “solo en tu trabajo estará tu riqueza, no vendrán revolucionarios a salvarte. Tu futuro eres solo tú. A nuestra tierra la levantamos los españoles solo currando mientras que a toda España la saqueaban estos cabrones”. Interesantísima letra, seguramente la mejor que han presentado en el concurso.

 

De menos enjundia resultó el segundo tango, con una idea que ya se ha oído varias veces anteriormente. En referencia al proyecto de reconocimiento del carnaval como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco, vinieron a decir lo de siempre: que la fiesta no necesita de renocimientos en ningún papel, que ya es patrimonio de todo ser humano que venga a Cádiz a disfrutarlo.

 

El primer cuplé también reincidió en ideas ya oídas en el concurso. Para quitar la nieve, mandan en este caso al hijo de Ortega Cano y el Cigala. Otras veces habían sido Pepe el Marismeño o Chiquetete. Mucho mejor resultó el segundo. Iban a repartir tarta por su cuarenta aniversario entre todos los presentes. Menos al Jurado, que ya estarán “hartos de Bizcocho”. El público celebró el golpe, muy ingenioso y que verdaderamente no se vio venir.

 

ELLA ES LA REINA

 

El último popurrí lo dedicaron a la reina del concurso: la comparsa, representada por los más grandes de los inicios de la modalidad: Paco Alba, Martín, Pedro Romero, Villegas y los Majaras. No habría estado mal que hubiesen seguido en su recorrido hasta la actualidad, pero en ocho minutos no daba tiempo. Y, bueno, para eso ya estaba el popu de Medio Siglo. El coro reservó para la Final su mejor actuación, demostrando que su presencia en la gran noche del carnaval estaba más que justificada.

 

FOTOS: Coro ‘Don Taratachín’ en la Gran Final del COAC

 

Coro ‘Don Taratachín’ en la Final del COAC 2018.

ACTUACIÓN EN SEMIFINALES DEL CORO DON TARATACHÍN

VALORACIÓN: NO ESTÁ CLARO EL PASE 

 

Ante un auditorio medio vacío que evidenció que la medida de suprimir el descanso no ha repercutido, como se esperaba, en aumentar la expectación por los coros (o al menos por este), se presentó el de Rivas y Pardo. Si hasta la fecha habían logrado mantenerse más o menos en la pelea con los otros aspirantes al primer premio, con su discreta actuación de semifinales se descolgaron ligeramente de la batalla.

 

Colaron el escasísimo contenido de crítica social en el primer tango, la conversación entre dos jubilados que ansían tener un nieto pero comprenden la difícil situación laboral de los que deberían hacerlos abuelos. El segundo tango, con cameo de un montón de chavalería perteneciente a los dos coros juveniles, Cazasonrisas y Los Emisarios, fue la lista de consejos de un corista con cuarenta años de experiencia a sus espaldas a los que se inician ahora en el bonito y fácilmente pervertible mundo de los tangos y las bateas.

 

Resultaron muy desangelados los dos cuplés, al regreso del grupo de la comparsa Los Piratas y a la pista de hielo de San Antonio.

 

El vacío e inofensivo popurrí giró esta vez en torno a la modalidad de la chirigota, con profusión desmedida de estribillos del Selu intercalados entre las estrofas del pasodoble de Los caballeros de la edad media. Tras el apretón de la competencia, su presencia en la final no parece tan clara como podría parecer a priori.

 

FOTOS: coro ‘Don Taratachín’ en Semifinales del COAC 2018

 

Coro ‘Don Taratachin’ en Semifinales.

ACTUACIÓN EN CUARTOS DEL CORO DON TARATACHÍN

VALORACIÓN: A SEMIFINALES DEL TIRÓN 

El coro de Julio Pardo y Antonio Rivas volvió a ofrecer un pase correcto sin más en cuanto a repertorio, sin grandes errores ni aciertos, que potenciado por una interpretación casi sobresaliente, los mantiene en la pelea con el resto de competidores de primera fila.

 

Primera letra contra la violencia machista, para combatir la cual, a juicio del autor, no faltan leyes, sino concienciación y educación en las escuelas desde pequeños. Concluyen la disertación con el ya clásico “ser un hombre me da vergüenza”. El segundo tango, otra defensa de la libertad de expresión en el carnaval, introduce el original argumento de que en Valencia le meten fuego a los monigotes y nadie los denunció. Pues es verdad. Ya a partir de ahí la letra pasa a engrosar la lista de tópicos ya escuchados varias decenas de veces en este certamen: que se pasan las amenazas por ya sabes dónde, “que no hay quien tenga cojones de que se paren los carnavales”, etcétera. La apasionada defensa del grupo y la notabilísima música resalta sobre la calidad literaria del tango.

 

Oriol Junqueras protagonizó el primer cuplé, haciéndose muy popular en la cárcel porque todos creían que les guiñaba el ojo. Al final va a obtener la condicional para salir con Subiela en los Prisioneros. En el segundo, la mala sombra de Fernando Alonso, que cualquier día lo adelanta Luis Rivero con el paso del Despojado.

 

RECICLAJE CARNAVALESCO

 

Cambiaron la segunda mitad del popurrí, que en preliminares versó sobre la inspiración de Don Taratachín a los coros a lo largo de la historia. En cuartos, la modalidad escogida fue el cuarteto que, defienden, no es un género menor. Pese a las novedades y la amena selección musical, la pieza sigue siendo tan inocua y vana como la primera vez. Y deja la sensación de que Rivas no está más que reciclando una idea ya utilizada en Medio Siglo.

 

FOTOS: Pase de Cuartos de Don Taratachín

Pase del coro Don Taratachín en Cuartos.

Pase del coro Don Taratachín en Cuartos.

ACTUACIÓN EN PRELIMINARES DEL CORO DON TARATACHÍN

 

VALORACIÓN: APTO 

Don Taratachín es un personaje imaginario, un duendecillo gaditano que, a golpe de bastón, hace surgir la magia del carnaval. Porque en Cádiz no hay musas que valgan, todo es cosa de Don Taratachín. Animadísima presentación donde consiguen dejar clara la idea y un tipo que a primera vista podría llevar a pensar que van de mimos o payasos. No escatima en potencia el grupo, hasta el punto de sacrificar en ocasiones la afinación con tal de que sus voces hagan retumbar los cimientos del Falla, como al final del estribillo o en algunas cuartetas del popurrí.

 

Sorprende la falseta, original, que tras unos fugaces arabescos ascendentes de las bandurrias da paso a un interesante solo de laúd.  En el primer tango, de presentación y autohomenaje,  Pardo agradece a Don Taratachín los cuarenta años que lleva inspirándole en sus creaciones carnavalescas y desearía volver al pasado para disponer de otros cuarenta años para cantarle a Cádiz. Segunda letra, a los profesores independentistas catalanes que, según información privilegiada que manejan los autores, están adoctrinando a niños inocentes para formar un ejército de cainitas antiespañoles. Qué guionista ha perdido Hollywood pero qué letrista ha ganado el carnaval.

 

Cuplés cortitos y decentes para esta fase del concurso. Para cantar en la ducha un pasodoble de comparsa tienen que invitar a un montón de tíos para que le hagan los coreaos en el primero. En el otro, los nombres de las tormentas, con palito al Kichi en el remate, que empezó fuerte y se quedó en nada (Kichi, no el cuplé).

 

El popurrí, ameno musicalmente, es un vacuo éxtasis corista donde prima, como viene siendo habitual, el continente sobre el contenido.

 

FOTOS: Pase de preliminares del coro Don Taratachín

'Don taratachín', coro de Julio Pardo y Antonio Rivas. Carnaval de Cádiz 2018

‘Don taratachín’, coro de Julio Pardo y Antonio Rivas.