Comparsa Tic-tac, Tic-tac en el Carnaval de Cádiz

Tic-tac, tic-tac

Por  4:30 h.
Autor Letra Tino Tovar Verdejo
Autor Música Tino Tovar Verdejo
Localidad Cádiz
Agrupación año anterior El ángel de Cádiz
Fecha próxima actuación 24-01-2018 23:25:00

ACTUACIÓN EN LA FINAL DE LA COMPARSA TIC-TAC, TIC-TAC

 

Pues avanzó, inexorable, el tiempo hasta llevarnos a esta noche gloriosa y aciaga. La última noche que tendremos el placer de disfrutar de una comparsa de Tino Tovar en el Falla hasta que deshojemos no sabemos cuántos calendarios. Ojalá pocos. Ojalá solo uno. De cualquier manera, quedarán para siempre los dos eternos pasodobles que, como preciosísimo obsequio de despedida, tuvo a bien regalarnos en la Gran Final.

 

Una mujer buena. Un hombre malo. Y el tiempo. Con esos mimbres construyó Tino el desgarrador primer pasodoble, . La mujer le dio su vida toda, su adolescencia, su libertad, su amor de esposa y madre. Con él las semanas eran años, las horas eran días, el reloj no caminaba en ese tiempo de nudillos y paredes congeladas. Aunque hoy el maltratador se pudra en la cárcel, la mujer sabe que no hay vuelta atrás, que lo más valioso de su vida, su tiempo, robado por aquel desgraciado, ya nadie se lo devolverá. Demoledora letra que, por lo que cuenta y, sobre todo, por cómo lo cuenta, es capaz de hacerse sitio por el más diminuto resquicio de sensibilidad del corazón más helado.

 

Y no quedó ahí el alarde de Tino para pulsar a su antojo los resortes de la emotividad del Falla. En el segundo pasodoble, cantó a la Andalucía pisoteada, a la de los sin techo, los sin papeles, los niños sin libros, a la Andalucía saqueada, la de las manos sangrando de generaciones de emigrantes explotados en Madrid y Cataluña, a la del mártir Caparrós. Y en esta España de fachas, insolidarios y nacionalistas, puede ser que en el Sur algún día una nación se levante, cansada y herida: la República de Andalucía. El final resonó como un grito de rabia y de orgullo que levantó de sus asientos a todo el teatro.

 

Repitieron el primer cuplé que cantaron en el concurso, al tipo, que no cuajó entonces y tampoco lo hizo a la segunda. El segundo, a Puigdemont y a la bizquera de Junqueras, transitó por la misma senda desafortunada por la que anduvieron prácticamente todos los cuplés de la comparsa durante su participación en el certamen.

 

Poco importaron los errores en la vocalización durante el primer pasodoble de un grupo que cantó con una potencia y una pasión inusitada, consciente de la trascendencia de la actuación. Poco importaron los endebles cuplés. Decía aquel célebre pasodoble de Voces Negras: “Comparsa, sentimiento es la comparsa”. Y si es así, ninguna comparsa es más sentimiento que Tic-tac, tic-tac. El premio es lo de menos.

 

FOTOS: Comparsa Tic-ta, tic-tac en la Final del Falla 2018

ACTUACIÓN EN SEMIFINALES DE LA COMPARSA TIC-TAC, TIC-TAC

 

VALORACIÓN: A LA FINAL 

 

En una noche de pasodobles a porfía, la propuesta de TIno quizá no resultó tan impactante como la de los autores que le precedieron. Quedó la frustrante sensación de que las letras de cuartos, al miedo y a la juventud obrera, calaron mucho más hondo que las de semifinales.

 

El primer pasodoble, coincidente temáticamente y prácticamente en sus conclusiones con el segundo tango de Los Chimenea cantado horas antes, dejó al aficionado, ávido de las brillantes ideas del autor, algo frío. Brindó Tino por los carnavaleros que llevaron las coplas de Cádiz al Liceo, pero no comparte que eso sea lo que hace grande nuestro carnaval, sino el talento de sus poetas, los tangos en la plaza, las callejeras en una esquinita. “Brindo por mis compañeros que venden Cádiz por todo el mundo, pero déjate de tonteo, que para vender los carnavales no tienes que irte al Liceo”. La letra, de poco recorrido, en una fase tan decisiva, parece la más floja que la comparsa ha presentado al concurso.

 

Más conmovedora resultó la segunda, la sencilla historia de un anciano que pierde a su compañera durante 50 años. Recuerda su juventud, cuando empezaron de novios y la ve en su casa, preparando el café en la cocina, y en las habitaciones de sus hijos, tantas noches en vela, en el salón haciendo punto, en la calle, en la plaza, comprando en los puestos, la ve en la charla de las vecinas. Y aunque esta vida le sobra se va a la cama contento, pues aunque su fiel compañera se fue para siempre jamás se irán sus recuerdos.

 

Por tercera vez, no estuvieron atinados en los cuplés, a  lo difícil que se lo pone su gordi, que no veas los Dúrex lo que le duran y a su obsesión por el carnaval, que la lleva a pasarse las noches escuchando coplas, normal que los Dúrex le duren lo que le duran.

 

Después de la sensacional actuación de cuartos, con la que apuntaban a lo más alto, parecieron dar un pequeño paso atrás en sus aspiraciones. La final no debería peligrar, pero el primer premio estaba más cerca antes que se abrieran cortinas en semifinales.

 

FOTOS: comparsa ‘Tic-tac, Tic-tac’  en Semifinales del COAC 2018

 

Comparsa ‘Tic-tac, Tic-tac’ en Semifinales.

ACTUACIÓN EN CUARTOS DE LA COMPARSA TIC-TAC, TIC-TAC

 

VALORACIÓN: A SEMIFINALES DEL TIRÓN 

 

Nuevo golpe de mano de Tino en su reaparición tras la desoladora última cuarteta del popurrí en preliminares, cuando anunció su retirada (esperemos que transitoria) del carnaval.

 

LA PLUMA

 

Filosofía y poesía de muchos quilates en la primera letra, al miedo. Hay que espantar al miedo, pero hay miedos que Tino no cambia por nada. Cuando robó el primer beso a su compañera, el miedo a perderla, el que experimenta cuando hace carnavales, el que siente en un rincón de la tramoya, el que vivió durante el parto, el de la paternidad, el de ver los primeros pasos de su hijo. Miedos irrenunciables que son parte de su identidad y que atesora con orgullo, pues el mayor miedo sería no haberlos vivido. El segundo pasodoble, crítica social pura, a la juventud obrera española, destruida por los canallas que nos gobiernan, es una sucesión de imágenes devastadoras a lo largo de todo el país. Desde los dos jóvenes de Euskadi que deciden hacerse nazis, a una asturiana que vive en sus carnes el precariado, a los depredadores sexuales de Pamplona, la letra no puede resultar más demoledora. Empañaron un poco la magistral tanda algunas descoordinaciones en la interpretación.

 

Descuidó también Tino, al igual que otros competidores directos, los cuplés, que resultaron muy endebles. No rompió el primero, a las motos de alquiler ni apenas el segundo, a los implantes capilares.

 

Algún descontrol rítmico hacia el final del popurrí no logró deslucir una fantástica actuación que los mantiene con opciones a todo.

 

Fotos: Pase de Cuartos de la comparsa Tic-Tac Tic-Tac

Pase de Cuartos de la comparsa Tic-Tac Tic-Tac.

ACTUACIÓN EN PRELIMINARES DE LA COMPARSA TIC-TAC, TIC-TAC

 

VALORACIÓN: APTÍSIMO 

 

La idea es desarrollada a la perfección en una presentación que, pese a lo filosófico del tema, el tiempo, no divaga en exceso ni se pierde en imágenes indescifrables. Intentaste encerrarme en un reloj, pero eres tú mi prisionero.

 

VELLITO DE PUNTA

La eterna lucha del autor consigo mismo, las dudas, los temores, el vértigo del vacío del folio en blanco. Todo lo que queda atrás año tras año cuando Tino finalmente se la juega con una nueva comparsa en el primer pasodoble. “Ni un paso atrás, compañeros, que Cádiz espera y haced que merezca la pena”. La dulzura de la preciosa música resalta en las gargantas de un grupo que sabe como acariciar cada nota.

 

El segundo es una de esas historias sencillas que solo Tino sabe cómo contar. Su hijo, después de toda noche en vela, se disfraza para cantar junto a la comparsa el domingo de carnavales. Así de simple. Tanto como lo es para el autor emocionar al público con su forma de decirlo.

 

TIEMPO PARA REFLEXIONAR

La actuación, hasta el momento intachable, tuvo su borrón en la tanda de cuplés. No cuajó el primero, al tipo, ni el segundo a las lluvias torrenciales. Si este error es subsanable en siguientes pases, habrá que ver si también apuestan por mejorar el estribillo, que parece que no acaba de romper ni sacar todo el partido posible a la idea.

 

El buen popurrí fue eclipsado por la última cuarteta, en la que Tino anunció que necesita descansar un tiempo, despidiéndose del Falla (al menos de momento) con esta comparsa. Afortunadamente, hay tiempo por delante para que reconsidere su postura.

 

FOTOS: Comparsa Tic-tac, tic-tac