Chirigota 'No tenemos el Congo pa farolillos' en Preliminares.

No tenemos el congo pa farolillos

Por  23:30 h.
Autor Letra José Antonio Vera Luque
Autor Música José Antonio Vera Luque
Localidad Cádiz
Agrupación año anterior Los del planeta rojo, pero rojo, rojo
Fecha próxima actuación 15-01-2018 00:00:00

ACTUACIÓN EN LA FINAL DE LA CHIRIGOTA NO TENEMOS EL CONGO PA FAROLILLOS

 

Vera Luque consiguió prácticamente sin despeinarse colarse en su sexta Gran Final consecutiva, de la que no hay quien lo desaloje desde 2013. Y, por lo mostrado durante todo el concurso, incluida su última actuación, todo apunta a que será muy, muy  complicado bajarlo del primer cajón del podio que ocupa desde el pasado año.

 

Dedicaron el primer pasodoble, el serio, al abandonado “auditorio del parque Genovés”, al que en ningún momento se refirieron por su nombre (el que lo coja, para él, que pensaría el Vera al escribir la letra). Aunque la idea vino a coincidir con la del pasodoble de ¡Qué caló! en cuartos, cada uno trató el tema relacionándolo con su tipo, por lo que no se tuvo sensación de repetición.

 

El segundo, el irónico, fue para los Borbongos, los campechanos reyes de su tribu: el rey emérito y su pasión por la caza de elefantes, el canijazo de la reina, el cuñado corrupto de Uganda, Ugandaguín… un numerito. Vamos, que les dan ganas de emigrar a España porque, por Finidi te lo juro, estas cosas allí no ocurren jamás.

 

Repitieron el genial cuplé del perrito de cuartos de final, seguramente el mejor del concurso. El segundo, a la aplicación Snapchat, una aplicación que permite añadir tonterías a las fotos, tuvo varios golpetazos intermedios e incluso uno sobre Andreíta tan reído que dificultó escuchar correctamente la preparación del remate, por lo que mucha gente se quedó descolocada al final. La cosa fue por una foto que se hacen en el yamentiende, la aplicación le añade unos tatuajes, churretes y un bigote y resulta ser Ramoni en Los mafiosos.

 

El popurrí se confirmó como uno de los más completos, por no decir el mejor, de la modalidad. Esa cuarteta del pasodoble en la boda quedará para la historia. Salvo pelotazo mayúsculo de alguno de los competidores en lo que quede de noche, parece que el camino hacia el primer premio está bastante despejado.

 

FOTOS: chirigota ‘No tenemos el congo pa farolillos’ en la Final

 

Chirigota ‘No tenemos el congo pa farolillos’ en su pase en la Final del COAC.

 

ACTUACIÓN EN SEMIFINALES DE LA CHIRIGOTA NO TENEMOS EL CONGO PA FAROLILLOS

 

VALORACIÓN: A POR EL UNO 

 

La chirigota del Vera volvió a dar un destacadísimo pase en cuanto a repertorio, aunque no estuvieron nada finos en la interpretación, lo que, con el nuevo sistema de puntuación en la que ese aspecto constituye un tercio del global, podría lastrarles algo a la hora de revalidar un primer premio que hasta el momento se antoja muy al alcance de la mano. Aunque, sinceramente, tampoco parece que la competencia en la modalidad esté como para inquietarse mucho.

 

DANDO EN EL BLANCO

 

En el primer pasodoble, el serio, Vera impartió nuevamente una lección de cómo argumentar una crítica sin caer en el topicazo. En este caso, el dardo de su certero ataque fue la manada y, por extensión, todo aquel que mantuvo una postura ambigua durante el juicio paralelo que se realizó a su presunta víctima. “No cabe la indiferencia, o eres manada o resistencia. O nos mojamos hasta el mismísimo cuello o, lo siento, amigo mío, también eres de ellos”. El segundo, que al principio del concurso se presentó como de corte humorístico pamplinoso, fue perdiendo este carácter en cuartos y definitivamente en semifinales la cabra tiró al monte, vertiendo de nuevo Vera Luque todo su arsenal crítico también sobre esta música, si bien aliñado con algunas pinceladas de ironía. Aprovechó las declaraciones negativas de cierto representante de un colectivo antiracista contra la chirigota para trazar una imagen de lo que es realmente un racista, un pobre desgraciadito que de chico se hizo naci, un pringado, un acomplejado troglodita, un clasista desfasado, una cabeza pelona con ausencia de neuronas. Todo eso es el racismo y no una chirigota. “Yo lucho de tu lado, así que cuenta conmigo, y hagamos todos unidos un mundo mejor”.  La envergadura de ambas coplas se vio algo mermada por una interpretación demasiado insegura y plagada de imprecisiones, que también tuvieron su importante cuota de protagonismo en la tanda de cuplés e, inexplicablemente, en el popurrí.

 

Los cuplés, originales en su temática, lo que se agradece a estas alturas de concurso, mantuvieron el buen nivel cupletero de la chirigota durante toda su participación. En el primero, la novia es muy friki de las series, quería ver la Peste y como se han comido una fabada, esta noche le van a descargar toda la temporada. Aunque se veía venir el remate desde que mencionaron lo de la fabada, la forma de resolverlo sacó la carcajada. El segundo es un toquetazo al empresario cordobés que dijo que en Cádiz no se trabaja, explicándole todas las reformas urbanísticas que se han hecho en Cádiz últimamente para acabar mandándolo derechito a allí mismo, donde se merece.

 

En el popurrí, la cuarteta del pasodoble en la boda, el polígrafo de este año, deja las sensaciones muy, muy arriba. Mucho tienen que apretar los rivales para arrebatarles el primero.

 

FOTOS: chirigota ‘No tenemo el congo pa farolillos’ en Semifinales del COAC 2018

 

‘No tenemo el congo pa farolillos’ en Semifinales.

ACTUACIÓN EN CUARTOS DE LA CHIRIGOTA NO TENEMOS EL CONGO PA FAROLILLOS

 

VALORACIÓN: A SEMIFINALES DEL TIRÓN 

 

Nuevo golpe de autoridad de la chirigota de Vera Luque en su actuación de cuartos de final, justo cuando se había creado cierta corriente extraña esperando su pinchazo. Si la presentación fue de lo menos destacado en su estreno, apostaron por remozarla con algún detallito novedoso, como cuando dicen que todavía hay esperanza de que España se recupere. Solo hay que fijarse en cómo estaba Julián Muñoz y ahora está bailando sevillanas.

 

Poco a poco se va haciendo el cuerpo al cambio de estilo en la tanda de pasodobles, con músicas diferentes, el primero serio y el segundo de corte humorístico. Bien tirada la primera letra, a los 14 Km que separan al primer y tercer mundo, ese estrecho de Gibraltar que en realidad es un abismo. La segunda, con algunos problemillas aislados en la vocalización, reflexionaron con guasa sobre la repercusión que está alcanzando el carnaval, lamentando la pérdida de la esencia gaditana en el concurso, “que hay más gente de Cádiz en la Superbowl que en el Falla”.

 

 

SU MAJESTAD EL CUPLÉ

 

Volvieron a destacar en la que es la pieza característica de la modalidad y, no olvidemos, la que más puntúa: el cuplé. Funcionó el primero, a lo salido que está Pablo Motos, al que aconsejan que les meta mano a las negritas de la chirigota, que Barrancas no, pero seguro que le sale Trancas. El segundo, un lío con el perro, la caca, la bolsa, la botellita de agua y el móvil, fue una auténtica genialidad.

 

Con el buen popurrí, muy celebrado por el público, sellaron un sobresaliente pase que los mantiene indemnes y aventajados en la doble lucha que libran contra el recuerdo del primer premio del año pasado y contra la competencia en la modalidad.

 

ACTUACIÓN EN PRELIMINARES DE LA CHIRIGOTA NO TENEMOS EL CONGO PA FAROLILLOS

 

VALORACIÓN: APTÍSIMO 

 

Vera Luque, que lleva ya más años en estado de gracia que Leo Messi, volvió a presentar al concurso una chirigota casi perfecta.

 

Detallitos de ingenio en la presentación irregular de unos congoleños que nos hacen ver que si la cosa está chunga en el Congo, en España está peor. Por decir que hasta tienen apadrinado a un gachón de Albacete…

 

Giro estilístico en los pasodobles. Dos músicas, dos conceptos. La primera, la de siempre, la seria. La segunda, novedad, para el cachondeo. El cambio funciona. Empiezan con un emotivo repaso por la trayectoria de la chirigota de un autor con 25 años ya de carnavales en su haber. Conmueve el orgullo con el que se vanagloria de no haber claudicado y haberse pasado a la comparsa como le sugerían los agoreros cuando sus chirigotas aún no obtenían el favor del jurado. Y cómo la perseverancia tuvo su recompensa aquella cabalgata de 2010 en que todo Cádiz les gritaba campeones. El otro, el de guasa, muy en la línea de los que popularizó la callejera del Gómez, se estira alejándose de la estructura formal clásica para dar cabida al mayor número de pamplinas posible sobre el canibalismo.

 

Notable el segundo cuplé al rey mago Chiquetete, que sorprende que tiraran a sabiendas de que se quedará sin puntuar. Más discreto el primero, en el que Junqueras resulta ser Cobi que con los años se ha estropeado.

 

El popurrí, que no suele ser el fuerte de esta chirigota, fue esta vez sin embargo lo más destacado de la actuación. La cuarteta del pasodoble en la boda apunta a antológica.  Prometedor estreno.

 

FOTOS: No tenemos el Congo pa farolillos en el COAC 2018 – Carnaval de Cádiz

 

Chirigota ‘No tenemos el Congo pa farolillos’.