Comparsa Los zincalé en el Carnaval de Cádiz 2018

Los zincalé

Por  1:47 h.
Autor Letra Francisco Javier Ramírez 'Chato'
Autor Música Tomás García Delgado
Localidad Cádiz
Agrupación año anterior Los camballá
Fecha próxima actuación 27-01-2018 22:15:00

ACTUACIÓN EN SEMIFINALES DE LA COMPARSA ZINCALÉ

La comparsa de Mosquera volvió a ofrecer en Semifinales un pase correcto, sin grandes aciertos ni grandes errores, fundamentando su actuación en la apasionada interpretación de un notable conjunto de voces. Resultó algo simple el desarrollo del primer pasodoble, la historia novelada del desahucio de los ancianos padres del narrador. Para el segundo, Fali Mosquera dejó el trono de patriarca y se colocó en el centro del escenario. La comparsa le rindió un bonito homenaje destacando su papel como director, su infatigable trabajo por su grupo, labor siempre a la sombra del autor, que es quien se lleva normalmente el reconocimiento. Los cuplés, de comparsa, no causaron gran entusiasmo. El primero, a la moda vintage, coincidió en su remate con el cantado un día antes por el cuarteto de los niños: no hay quien harte de ropa vieja a un componente con sobrepeso. El segundo, olvidable, a un robot de cocina que acaba enfadando a sus esposas al hacerles «la comida que más les gusta».
Por mucho que las filtraciones apuntaran al pase a la Gran Final de esta comparsa, no parece que su repertorio esté entre los seis mejores del Concurso de Agrupaciones de este año. También es verdad que los repertorios no son lo único que puntúa.

 

Fotos: Pase de Semifinales de la comparsa Los zincalé.

 

ACTUACIÓN EN CUARTOS DE LA COMPARSA LOS ZINCALÉ

 

VALORACIÓN: AHÍ, AHÍ  

La comparsa de Faly Mosquera ofreció un pase bastante aceptable sustentado sobre todo en los pasodobles y en la pasional interpretación del grupo que podría ser suficiente para copar una de las nueve plazas de semifinales.

 

A las enfermedades raras dedicaron su primer pasodoble, enlazando el tema un poco abruptamente con la corrupción y cómo muchos enfermos se habrían curado si en España se hubiera devuelto lo robado. Muy buena la segunda letra, en la que empiezan enumerando todas las negativas que un padre da a su hijo a lo largo de su educación: esto NO se toca, eso NO se dice, eso NO se hace. En un giro muy oportuno dicen no comprender por qué entonces algunos hombres no entiende el NO de las mujeres. Aplaudidísima reivindicación del NO ES NO.

 

 ¿SÍ, NO O A LO MEJOR?

 

En el primer cuplé, cantado un minuto después de su apasionada defensa del NO es NO, la coherencia voló un poco por los aires. Tienen una niña chica que se lo come todo, esperan que no le dé por seguir igual a los 20 años. Entonces, ¿para el autor la mujer tiene libertad para hacer lo que le dé la gana con su sexualidad como aboga en el pasodoble o no, como insinúa en el cuplé? El maravilloso mundo de los poetas y sus contradicciones internas. Tampoco rompió el segundo cuplé, a las vueltas que dio por todo Cádiz la Patrona.

 

Fotos: Pase de Cuartos de la comparsa Los zincalé.

Actuación en Cuartos de la comparsa Los zincalé

ACTUACIÓN EN PRELIMINARES DE LA COMPARSA LOS ZINCALÉ

 

VALORACIÓN: APTO 

 

Comparsa racial, la propuesta de Faly Mosquera, que el pasado año alcanzó las semifinales con Los camballá, es una representación del gitano errante, de estética más cíngara que autóctona. Zincalé, según san Google, es el nombre que se dan los gitanos entre sí. Y en romaní precisamente comenzaron su presentación, en la que quisieron dejar clara desde el principio la potencia vocal del grupo.

 

No quisieron malgastar buenas letras en esta fase sin puntos y se limitaron a soltar dos pasodobles para cumplir el expediente. En el primero, su madre está nerviosa ante el estreno de su comparsa. En el segundo, frentista y polémico, despotricaron contra la supuesta intención de Sevilla de robarnos el carnaval. La respuesta del público anduvo, como corresponde a una letra tan controvertida, entre la ovación (mayoritaria) y el amago de abucheo.

 

Destacó el estribillo sobre los discretos cuplés, a un apasionado por el bricolaje, que fue el que hizo la jaula para el Subiela y a la proliferación excesiva de ornamentación navideña.

 

En el popurrí, se echó en falta mayor regularidad en la conjunción de las voces, que sonaron compactas en cuartetas como la de las alegrías polifónicas pero pecaron de individualismo y desmesura en gran parte de la pieza. Por fortuna, el concurso empieza el lunes.

 

FOTOS: Comparsa Los zincalé en el Carnaval de Cádiz 2018